El mandatario demócrata cree que Donald Trump es tal vez «el candidato más extremista» que vio en su vida. Además reconoció estar «muy frustrado con las élites del partido».