Las autoridades brasileñas arrestaron este miércoles al exdirector de la Policía de carreteras del expresidente ultraderechista Jair Bolsonaro, en una operación que investiga la interferencia de esa fuerza en el balotaje de las presidenciales de 2022.

Silvinei Vasques, exjefe de la Policía de carreteras (PRF) fue arrestado en la ciudad de Florianópolis, sur de Brasil, en una investigación federal que intenta determinar si existió «uso de la maquinaria pública para interferir en el proceso electoral» de la segunda vuelta, en la que Lula da Silva ganó la presidencia.

Retenes antipopulares

El 30 de octubre de 2022, día de la votación, la PRF comandada entonces por Vasques, montó inusuales retenes que provocaron atascos de tránsito y demoraron la llegada de votantes a los colegios electorales en el noreste brasileño, un bastión electoral de Lula.

Bolsonaro perdió las presidenciales con 49,10% contra 50,90% de Lula, una diferencia de dos millones de votos. En el noreste, el mandatario izquierdista se impuso al ultraderechista con casi 70% de los votos válidos. El Partido de los Trabajadores (PT), de Lula, llegó a pedir ese día la prisión de Vasques, quien en redes sociales había compartido un posteo llamando a votar por Bolsonaro.

«Según las investigaciones, integrantes de la Policía de carreteras habrían direccionado recursos humanos y materiales para dificultar el tránsito de electores el 30 de octubre de 2022″, indicó la Policía Federal (PF) en una nota. «Los delitos habrían sido planeados desde el inicio de octubre, mientras que hubo un patrullaje ostensivo y direccionado a la región noreste del país», añadió la fuerza.

«Yo no fuí»

Vasques ha negado cualquier uso electoral de la fuerza. En junio, durante una comparecencia ante una comisión parlamentaria que investiga los ataques de militantes bolsonaristas a las sedes de los tres poderes el 8 de enero, en Brasilia, atribuyó el mayor número de retenes en el noreste a que se trata de la región con más accidentes y delitos electorales.

El exjefe de la PR es investigado por los delitos de prevaricación, violencia política y por impedir o entorpecer el sufragio ciudadano. La PF tuvo además este miércoles 10 allanamientos por orden del Supremo Tribunal Federal, en tres estados y el Distrito Federal de Brasilia.

En diciembre de 2022, Vasques había sido destituido como director de la PRF por pedir durante toda la campaña electoral el voto para Bolsonaro, algo que los funcionarios tienen prohibido. En su momento el acusado se defendió ante la comisión del Congreso diciendo que «las fotos que tengo con el presidente Bolsonaro son porque me dejó tomarlas. El cargo nunca fue utilizado en mi beneficio y mucho menos en el suyo. No voy a ser yo quién cambie el resultado de las elecciones».