El Grupo Wagner amenazó este viernes con retirarse el próximo miércoles de la ciudad ucraniana de Bajmut, epicentro de la batalla más larga y sangrienta hasta la fecha, debido a la falta de municiones y el gran número de bajas entre sus filas.

Videos acusatorios

El jefe del grupo paramilitar, Yevgueni Prigozhin, acusa desde hace meses al ejército ruso de no suministrarle suficientes municiones, para que los paramilitares no se anoten una victoria en Bajmut, que eclipsaría a las tropas regulares. Recientemente publicó tres videos en su cuenta de Telegram, en donde profundizó en sus críticas y le dio un ultimátum a las altas esferas del gobierno ruso. Estas declaraciones se producen en un momento en que Ucrania asegura que está ultimando sus preparativos para una gran contraofensiva.

En uno de los videos, Prigozhin aseguró que sus tropas tenían todo pronto para tomar Bajmut antes del 9 de mayo, cuando Rusia celebra por todo lo alto el aniversario de la victoria soviética frente a la Alemania nazi, en 1945. «El 10 de mayo de 2023 tendremos que entregar nuestras posiciones a las unidades del Ministerio de Defensa y retirar las unidades de Wagner a los campamentos de retaguardia, porque a falta de municiones, se enfrentan a una muerte absurda «, expresó. Y afirmó: «Cargarán con la responsabilidad de decenas de miles de muertos y heridos delante de sus madres e hijos».

Esta amenaza llegó tras semanas de crecientes tensiones entre el grupo paramilitar y el ejército ruso. Si bien Wagner conquistó gran parte de la ciudad, hasta ahora no pudo tomar el resto de las posiciones ucranianas y sufrió importantes bajas. Aunque el Kremlin niega cualquier tensión en el seno de las fuerzas rusas, las últimas declaraciones de Prigozhin demuestran lo contrario.

En otro video se ven filas de lo que, según él, son combatientes de Wagner muertos. En ese video señala al ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, y al jefe del Estado Mayor, Valery Gerasimov: «¡Shoigú! ¡Gerasimov! ¿Dónde está mi puta munición?», gritó enfadado. «Estos chicos son de Wagner. Murieron hoy. Su sangre aún está fresca», aseguró, añadiendo que los jefes del ejército «se irán al infierno» por no enviar las municiones correspondientes.

Repercusiones en Ucrania

La inteligencia militar ucraniana expresó una total desconfianza a los dichos del lider del grupo paramilitar. «Prigozhin no retirará a sus wagneritas de Bajmut. Esa declaración está relacionada con que no puede cumplir con otra de sus promesas: tomar Bajmut para el 9 de mayo. Por eso intenta ahora buscar culpables, ya que entiende que no puede cumplir su palabra», dijo su portavoz, Andrii Chernyak.

Por su parte, el jefe del Grupo Oriental del Ejército ucraniano, Serhiy Cherevaty, negó que Wagner sufra «hambre de munición», debido a que sólo en la última jornada la ciudad ucraniana y sus inmediaciones fueron objeto de más de 500 ataques de la artillería enemiga.

La viceministra de Defensa de Ucrania, Ganna Maliar, sostuvo que Rusia confía en conquistar la ciudad el martes a más tardar, para dar lustre a la gran fiesta patriótica rusa. Ella cree que la nueva táctica de Moscú consiste en «retirar hombres de Wagner» para «reemplazarlos por unidades de asalto paracaidistas» del ejército.

Repercusiones en Rusia

En primer lugar, el Ministerio ruso de Defensa se limitó a mencionar las «ofensivas» de Wagner en Bajmut y afirmó que contaban con el «respaldo» de «las unidades aerotransportadas» del ejército regular.

El líder checheno, Ramzán Kadírov, se mostró hoy dispuesto a sustituir con sus unidades especiales a los mercenarios del Grupo Wagner de Bajmut, después de los dichos de Yevgueni Prigozhin. «Si se va el hermano mayor Prigozhin y Wagner, entonces el Estado Mayor pierde una unidad experimentada, pero en su lugar vendrá el hermano menor Kadíorv y (la unidad especial) Ajmat», indicó Kadírov en su cuenta de Telegram y subrayó que el desplazamiento «es cuestión de unas pocas horas» y que sus soldados «están ya preparados para avanzar y tomar la ciudad».

Asimismo, destacó que espera contar con la firmeza de los altos mandos y de los soldados rusos a la hora cumplir con las órdenes del comandante supremo de las Fuerzas Armadas, Vladímir Putin. «Juntos cumplimos con el deber sagrado ante la patria sin divisiones por etnia o fe. Los intereses del Estado deben estar en primer lugar», señaló, al tiempo que criticó que el Ministerio de Defensa ni comente ni se muestre dispuesto a reunirse con Prigozhin, al que alabó por su «inestimable contribución» a la liberación del Donbás.

Evacuación

El gobernador Yevgueni Balitski, impuesto por Rusia en la anexionada región ucraniana de Zaporiyia, en el sureste del país, anunció este viernes la evacuación de la población más vulnerable de 18 localidades próximas a la primera línea del frente.

«En los últimos días, el enemigo ha intensificado el bombardeo de asentamientos ubicados muy cerca de la línea de contacto», expresó Balitski en su cuenta de Telegram, tras una reunión del Consejo de Seguridad de la región. Y añadió: «En este sentido, decidí alejar a los niños con sus padres, los ancianos, los discapacitados, los pacientes de instituciones médicas del fuego enemigo y trasladarlos desde localidades en la primera línea hacia el interior».

Según dijo más tarde a los medios rusos el viceprimer ministro de Economía de la región anexionada, Andréi Kozenko, unos 70.000 ciudadanos serán reubicadodos, pero la evacuación será voluntaria.