El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó este viernes la violencia contra los civiles en la ciudad de Jenín, Cisjordania, y pidió a Israel que actúe con moderación. «Condeno enérgicamente todos los actos de violencia contra civiles, incluidos los actos de terrorismo. Los ataques aéreos y las operaciones terrestres israelíes en un campamento de refugiados superpoblado fueron el peor acto de violencia en Cisjordania en años, causando grandes daños a la población civil, incluidos más de cien heridos y miles obligados a huir«, dijo Guterres a los periodistas.

La reacción del jefe de la ONU se conoció 48 horas después de que Israel diera por concluida su ofensiva militar en Jenín, en Cisjordania ocupada, donde afirma haber atacado organizaciones guerrilleras propalestinas apoyadas por Irán. Según el Ministerio de Sanidad palestino, la ofensiva dejó 12 muertos y más de 100 heridos entre los palestinos.

Daños a hospitales y escuelas

De acuerdo con el secretario general de la ONU, las escuelas y los hospitales sufrieron daños, las redes de agua y electricidad se rompieron y las personas necesitadas no tuvieron acceso a la asistencia médica.

«Vuelvo a instar a Israel para que cumpla con sus obligaciones bajo el derecho internacional y también aliento a actuar con moderación y usar solo la fuerza proporcionada, minimizar los daños y proteger las vidas humanas», subrayó.

Las declaraciones de Guterres fueron calificadas como «vergonzosas» por las autoridades israelíes. «Una y otra vez, el secretario general de la ONU ignora el brutal terrorismo palestino y rechaza condenar el asesinato a sangre fría de civiles inocentes», dijo el representante permanente de Israel ante el organismo internacional, Gilad Erdan, en declaraciones al diario The Times of Israel.

«A la hora de discutir acciones defensivas del Ejército destinadas únicamente a desmantelar infraestructura terrorista, el secretario general (de la ONU) es rápido para emitir una condena extensa a Israel totalmente alejada de la realidad«, lamentó el diplomático, reportó Europa Press.

Dos combatientes muertos

Mientras tanto dos miembros de un grupo armado palestino murieron este viernes en una incursión militar israelí en Naplusa, en el norte de Cisjordania ocupada, informaron fuentes israelíes y palestinas. «Dos palestinos murieron y tres resultaron heridos tras la agresión de la ocupación en Naplusa», anunció el Ministerio de Salud palestino en un comunicado. Se trata de Khairi Shaheen, de 34 años, y Hamza Maqbul, de 32. El Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) agregó en un comunicado que ambos eran combatientes que anteayer habían participado en un ataque antiisraelí al sur de Naplusa.

El Ejército israelí, por su parte, declaró que llevó a cabo «una operación antiterrorista conjunta» en Naplusa con el Shin Beth (seguridad interior) y la Policía Fronteriza para detener a Shaheen y Maqbul. Ambos eran «sospechosos de un ataque a tiros contra un vehículo policial» el miércoles cerca del asentamiento de Har Brajá, al sur de Naplusa, establecieron las tropas de Israel. «Los dos terroristas murieron en un tiroteo» con las fuerzas de seguridad, añadió el cuerpo armado en un comunicado.