Según el ministerio de Salud gazatí, la persistente hambruna y la escasez de agua potable causaron la muerte de 34 niños, muchos de ellos bebés, desde febrero.