La población palestina depende enormemente del aporte económico de la Unión Europea destinado a la asistencia sanitaria y social.