El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Guatemala ratificó que Bernardo Arévalo disputará el ballotage del 20 de agosto contra Sandra Torres, después de que un juez suspendiera la personería jurídica del Movimiento Semilla. El partido de centroizquierda que lleva a Arévalo como candidato presentó un recurso de amparo ante la máxima corte del país, que se lo concedió un par de horas más tarde allanando el camino hacia la segunda vuelta. 

La suspensión promovida por el Ministerio Público a un partido en pleno proceso electoral no tiene precedentes en el país centroamericano y, según distintas organizaciones sociales, constituye un «intento de golpe electoral». Además desató las críticas de Estados Unidos, Naciones Unidas y la Unión Europea.

«Estamos en la contienda electoral. Nosotros seguimos adelante y no nos vamos a dejar distraer por estos actos ilegales, por parte de este grupo corrupto», dijo Arévalo, de 64 años, en una conferencia de prensa en el centro de la Ciudad de Guatemala. «De acuerdo al artículo 92 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, no se puede suspender a un partido en el lapso que existe entre la apertura de las elecciones y su conclusión. De manera que eso no es posible», agregó el candidato de Movimiento Semilla antes de que se conociera la ratificación del TSE. 

La acusación contra Semilla

El jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, Rafael Curruchiche, informó el miércoles sobre la acusación contra Movimiento Semilla a través de un video. Curruchiche, sancionado por Estados Unidos en 2022 por «obstruir las investigaciones sobre actos de corrupción» y «presentar denuncias aparentemente espurias», indicó que la denuncia obedece a un caso en el que se investiga la falsificación de firmas de unas cinco mil personas que habrían sido afiliadas al partido. El diario La Hora informó que existirían dos órdenes de captura contra personas vinculadas a esa agrupación.

Ante la denuncia presentada por la Fiscalía, el juzgado séptimo penal ordenó la suspensión del partido. Dicho juzgado es el mismo que tuvo a su cargo uno de los casos en contra del periodista José Rubén Zamora Marroquín, preso desde el 29 de julio de 2022, solo cinco días después de criticar duramente al círculo íntimo del presidente, Alejandro Giammattei.

En otro hecho inédito para el país, el Ministerio Público allanó este jueves el TSE. El allanamiento contó con un llamativo despliegue de fiscales armados y cubriéndose la cara con pasamontañas. Muchos de los documentos decomisados no fueron inventariados según testigos mencionados por el portal Soy 502. El exsuperintendente Juan Francisco Solórzano Foppa denunció en sus redes sociales que los agentes que realizaron el allanamiento forman parte de la inteligencia del Estado.

Protesta y recurso de amparo

Un grupo de manifestantes se hizo presente este jueves en las afueras de la sede central del Ministerio Público para repudiar la acción judicial contra el Movimiento Semilla. Al grito de «Consuelo, golpista, vos sos la terrorista», los convocados expresaron su malestar con la fiscal general y jefa del Ministerio Público, Consuelo Porras. «Estamos en pie de lucha para defender el sistema democrático guatemalteco. Por primera vez está bajo una amenaza increíble y fuerzas muy grandes se están moviendo para destruirlo, pero estamos aquí para defenderlo», dijo Víctor Castro, uno de los manifestantes.

Representantes del Movimiento Semilla, por su parte, presentaron ante la Corte de Constitucionalidad un recurso de amparo contra la decisión del juez Fredy Orellana. El partido considera que el magistrado infringió la ley guatelmalteca, que establece que «no podrá suspenderse un partido después de la convocatoria a una elección y hasta que ésta se haya celebrado». Dos horas después el máximo tribunal otorgó el amparo al partido, que ahora tiene vía libre para continuar con la segunda vuelta electoral y adjudicar los cargos que fueron electos el pasado 25 de junio.

El Tribunal Supremo Electoral emitió un comunicado este jueves manteniendo al Movimiento Semilla y a la Unidad Nacional de la Esperanza en la segunda vuelta programada para el 20 de agosto. «Con convicción democrática y como órgano de independencia, el TSE reafirma su compromiso inquebrantable de garantizar y defender el voto como un derecho y un deber cívico inherente a la ciudadanía. Sin respeto al voto no hay democracia«, señalaron los magistrados.

Luego de resolver impugnaciones durante cinco días, el tribunal electoral ya había ratificado el miércoles los resultados de la primera vuelta así como el ballotage de agosto. Al hacer ese anuncio, los jueces dijeron que desconocían los términos del fallo conocido poco antes sobre el Movimiento Semilla, y el Ministerio Público dijo que el TSE tenía un plazo legal de 24 horas para ejecutarlo. 

Ni los jueces del tribunal electoral ni los representantes del Ministerio Público dijeron taxativamente el miércoles si Arévalo podía participar del ballotage con la personería jurídica de su partido suspendida, pero el nuevo comunicado de las autoridades electorales lo ubica en esa segunda vuelta.

El gobierno de Guatemala informó que la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad Presidencial de la República brindará seguridad a los candidatos a la presidencia y vicepresidencia que participarán en la segunda vuelta. Además señaló que es «respetuoso del Estado de Derecho y la independencia de poderes dentro del sistema republicano, por lo que se mantiene alejado de cualquier proceso judicial de los órganos correspondientes».

Lluvia de críticas

La orden del suspensión del Ministerio Público motivó el repudio de distintos actores nacionales e internacionales. «Es imperativo respetar la decisión de la máxima entidad electoral y la voluntad de los guatemaltecos expresada en las urnas» el 25 de junio, en la primera vuelta presidencial, declaró el Comité Coordinador de Asociaciones Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) en un comunicado. Distintas organizaciones sociales como Transparencia Internacional y Acción Ciudadana denunciaron que actualmente «se consuma una intentona de «golpe electoral», y llamaron al TSE a hacer «caso omiso» a la resolución judicial.

La Unión Europea criticó al fiscal Curruchiche afirmando que «en pleno proceso electoral amenaza a uno de los cimientos básicos de la democracia, el respeto de la voluntad popular expresada en las urnas». El jefe de la diplomacia de Estados Unidos para América latina, Brian Nichols, aseguró estar «profundamente preocupado por las nuevas amenazas del Ministerio Público a la democracia electoral de Guatemala».

La exprimera dama y candidata presidencial, Sandra Torres, exigió este jueves que la segunda vuelta electoral se lleve a cabo el próximo 20 de agosto, como está programado. Además anunció que suspendía su campaña hasta que se aclare la situación de Semilla para buscar el voto «en igualdad de condiciones» y «en solidaridad con los ciudadanos que acudieron a emitir su voto, en solidaridad de la voluntad popular».

La oficialización de los resultados por parte del TSE estaba pendiente después de que el pasado primero de julio la Corte de Constitucionalidad ordenara una nueva revisión de las actas electorales que se llevó a cabo del cuatro al seis de julio. El proceso electoral guatemalteco ya se había visto afectado en la previa por la suspensión de tres candidaturas con posibilidades de ganar los comicios presidenciales. 

La agrupación Semilla nació de las manifestaciones contra la corrupción registradas en el país centroamericano durante 2015 y que terminaron con la caída del gobierno de Otto Pérez Molina (2012-2015), actualmente en la cárcel. La elección de un candidato del progresismo constituiría un quiebre luego de tres presidencias sucesivas de la derecha: Otto Pérez, Jimmy Morales (2016-2020) y el presidente saliente Alejandro Giammattei, quien debe dejar el mando en enero de 2024.