La decisión fue tomada por el gobierno de Giorgia Meloni, al tiempo que se juntaron 18.000 firmas para evitar que el aeropuerto milanés lleve el nombre del expresidente condenado por fraude fiscal.