«Nos hemos quedado sin dinero y casi sin tiempo», dijo la funcionaria Shalanda Young, en una carta al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Mike Johnson.