Los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y de Ucrania, Volodomir Zelenski, rompieron este miércoles el hielo en las relaciones bilaterales luego de los desencuentros de los últimos meses por la postura brasileña sobre la ofensiva rusa. Tras el intento frustrado en Japón y las posteriores acusaciones cruzadas, ambos líderes se reunieron por primera vez en el marco de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Rompiendo el hielo

«Tuvimos una buena conversación sobre la importancia de los caminos para la construcción de la paz y de mantener siempre un diálogo abierto entre nuestros países», escribió Lula en sus redes sociales. Por su parte Zelenski dijo haber tenido una «reunión importante» con su par brasileño y remarcó: «Luego de nuestra discusión honesta y constructiva, instruimos a nuestros equipos diplomáticos a trabajar en los próximos pasos en nuestras relaciones bilaterales y esfuerzos de paz».

En la reunión Lula confirmó que su excanciller y asesor especial, Celso Amorim, participará del proceso de Copenhague sobre la búsqueda de un acuerdo de paz entre Rusia y Ucrania. El canciller Mauro Vieira dijo que el encuentro se dio «en un ambiente tranquilo y amigable, en el que intercambiaron información sobre cada uno de los países y la situación que vive el mundo en estos momentos».

Vieira recordó que Brasil sigue en contacto con el gobierno del presidente Vladimir Putin y que debe reunirse en las próximas horas con su par ruso, el canciller Serguei Lavrov. El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, dijo luego de la reunión: «Podría usar la expresión poco diplomática de ‘romper el hielo’. No quiere decir que hubiera hielo entre nuestros países, pero era un ambiente cálido y honesto. Creo que ahora ambos presidentes entienden mejor las posiciones de cada uno».

Idas y vueltas

Luego de cuatro meses de desencuentros y acusaciones cruzadas, finalmente los gobiernos de Brasilia y Kiev se hicieron un lugar en la agenda en Nueva York, donde participan de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Lula fue criticado por su par ucraniano debido a que el brasileño lo acusó de no querer buscar la paz, algo que también le adjudicó al presidente ruso Vladimir Putin.

En mayo Zelenski intentó reunirse con Lula durante la cumbre del G7 en Japón, pero el gobierno brasileño dijo que el mandatario ucraniano llegó tarde y no asistió a la cita. Lula mencionó varias veces la idea de crear un grupo de países neutrales para negociar un acuerdo de paz entre Rusia y Ucrania, sugerencia que hasta el momento no ha sido aceptada.

El líder de izquierda criticó la invasión militar llevada a cabo por Rusia pero, a diferencia de Estados Unidos y la Unión Europea, no aceptó suministrar armas a Ucrania. El presidente brasileño ya insinuó que Ucrania debería renunciar a Crimea, la península ucraniana que Rusia anexó en 2014, pero Zelenski dijo en más de una ocasión que la guerra en Ucrania «empezó y terminará en Crimea».

Luego de participar de la cumbre del G20 en la India la semana pasada, Lula afirmó que estaba dispuesto a recibir a Putin en Brasil, pese al pedido de captura de la Corte Internacional de La Haya. En ese marco Lula dijo que Brasil debería revisar su permanencia ya que las principales potencias (como China o Estados Unidos) no quieren participar de ese foro, que tiene jurisdicción sobre países más pobres.

Lula aprovechó su compromiso en la ONU para realizar una serie de audiencias con presidentes y primeros ministros de otros países. Antes de la agenda con el líder ucraniano Lula se reunió con el presidente estadounidense, Joe Biden. Allí lanzaron un manifiesto conjunto en el que defienden la necesidad de «poner a los trabajadores en el centro de las decisiones políticas». Según Lula el acuerdo forma parte del «renacer» de las relaciones entre ambos países.

Mientras tanto Zelenski se reunió con su par chileno, Gabriel Boric, para abordar la posibilidad de organizar una cumbre entre Ucrania y los países latinoamericanos con el fin de buscar un «mayor acercamiento». «Agradezco a Chile su apoyo a Ucrania y su persistente condena de la agresión rusa, incluso en el seno de la Asamblea General de las Naciones Unidas», escribió Zelenski en la red social X.

Durante el encuentro ambos mandatarios abogaron por «ampliar la coordinación bilateral» entre sus respectivos países. Zelenski invitó a Boric a involucrarse de manera activa en la implementación de la Fórmula de Paz propuesta por Ucrania para poner fin a la invasión rusa. «Zelenski, cuente con nuestro gobierno en el llamado a detener esta injusta agresión», le prometió Boric.