Nicaragua liberó este jueves a 222 presos políticos y los envió en un avión hacia Estados Unidos, informaron fuentes judiciales y familiares de los encarcelados.

Berta Valle, esposa del encarcelado opositor Félix Maradiaga, dijo a periodistas que el Departamento de Estado de EE.UU. le confirmó que este jueves las autoridades nicaragüenses habían liberado a 222 presos políticos, que los trasladaron al aeropuerto internacional de Managua, en donde los montaron en un avión y los trasladaron a Washington.

El presidente de la Sala Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua, el magistrado Octavio Rothschuh Andino, confirmó que fueron 222 las personas «deportadas» a Estados Unidos.

El magistrado leyó un comunicado sobre la «deportación inmediata y ya efectiva de 222 personas sentenciadas por cometer actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación del pueblo, por incitar a la violencia, al terrorismo y a la desestabilización económica».

«Han sido enviados en un vuelo privado hacia Washington», relató, por su lado, Bertha Valle, quien afirmó que el Departamento de Estado de EE.UU. puso a disposición de los familiares de los opositores encarcelados, y ahora en libertad, un número de teléfono para que se contacten.

«Fueron desterrados»

La Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN) confirmó que entre los liberados y enviados a Washington se encuentran los líderes estudiantiles Lesther Alemán y Máx Jérez.

Alemán, de 24 años, había increpado en una transmisión televisada en vivo al presidente Daniel Ortega durante el inicio de un fallido diálogo nacional en mayo de 2018, y le había pedido su renuncia para resolver la crisis sociopolítica que vive Nicaragua.

«Lesther Alemán y más de 200 presos políticos fueron liberados. Sin embargo, fueron desterrados por el régimen de Ortega hacia Estados Unidos», señaló ese grupo estudiantil, a través de una declaración en la que anunció que seguirán luchando para que el líder estudiantil y los demás presos deportados recuperen su ciudadanía nicaragüense y todos sus derechos.

«Sufrieron prisión ilegal y tortura. Mantenemos la demanda por el restablecimiento de la libertad, la justicia y la democracia. Los nicaragüenses siguen viviendo represión. ¡Libertad para el pueblo de Nicaragua!», agregó ese grupo opositor en un mensaje.

El obispo se quedó

Una fuente política dijo a EFE que el obispo Rolando Álvarez, quien guarda arresto domiciliario, fue incluido por las autoridades en la lista de prisioneros a ser enviados a Washington, pero no aceptó.

Según los familiares, los presos políticos que estaban en las diferentes cárceles de Nicaragua, incluido en El Chipote, en donde funciona la sede de la Dirección de Auxilio Judicial, fueron liberados en horas de la madrugada.

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado tras las cuestionadas elecciones generales del 7 de noviembre de 2021, en las que Ortega fue reelecto para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión o en el exilio.