Los sindicatos denuncian que transferir el control del poder público al sector privado aumentará las tarifas y empeorará la calidad de los servicios.