América Latina ha vivido en el siglo XXI, el período mas importante de su historia. Después de haber sido la región del mundo con gobiernos neoliberales más radicales y en mayor cantidad, el continente ha reaccionado, al punto de volverse el continente que tiene más gobiernos antineoliberales.

A lo largo del siglo pasado, el continente fue el escenario de gobiernos nacionalistas que caracterizaron a la izquierda latinoamericana. El peronismo y el getulismo se destacaron por el tipo de liderazgo popular y su forma de resistencia a la dominación imperial norteamericana.

La ultima década del siglo XX fue marcada por la llegada y la generalización del modelo neoliberal, que pasó a ser hegemónico en el mundo. En América Latina, casi todos los países con la excepción de Cuba se volvieron neoliberales. Fue en Chile donde llegó el neoliberalismo a través de la dictadura de Pinochet por medio de los Chicago Boys. Fue una expresión radical del neoliberalismo, sea en términos de privatización de empresas publicas, desregulación de la economía y apertura del mercado interno.

No es casualidad que el continente más neoliberal se haya vuelto la región del mundo de mayor resistencia al neoliberalismo. Empezando por Venezuela a fines del siglo pasado, para extenderse a Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia y Ecuador, constituyendo un primer grupo de seis países con gobiernos que adoptaron programas similares. Estos países priorizaron las políticas sociales en lugar de los ajustes fiscales. Y privilegiaron los procesos de integración regional y las relaciones Sur-Sur con fortalecimiento del Estado, en lugar de la centralidad del mercado. También fortalecieron los derechos públicos de la ciudadanía en lugar de los procesos de mercantilización que promueve el neoliberalismo.

América Latina, el continente mas desigual del mundo, logró en esos seis países promover la mayor disminución de las desigualdades en este siglo. Estos países pusieron en práctica programas de gobierno antineoliberales o posneoliberales, convirtiendo a América Latina en la única región del mundo con gobiernos que buscan superar al neoliberalismo.

En su primera etapa, a lo largo de la primera década del siglo XXI y comienzos de la segunda, surgieron en esos gobiernos los principales líderes políticos de izquierda en el mundo. Hugo Chávez, Lula, Néstor y Cristina Kirchner, Pepe Mujica, Evo Morales y Rafael Correa se proyectaron como esos líderes.

Algunos de esos gobiernos han caído, entre ellos los de Brasil, Bolivia, Argentina, Uruguay y Ecuador. Los dos primeros por golpes militares que terminaron siendo derrotados con el retorno de gobiernos antineoliberales. En Argentina, sucedió por elecciones, vía por la cual un gobierno antineoliberal retornó. En Ecuador las próximas elecciones proyectan la posibilidad concreta del retorno de un gobierno antineoliberal. En Uruguay podría darse ese mismo fenómeno. En Argentina hay una disputa todavía abierta.

En la segunda ola de gobiernos antineoliberales se agregaron México con Lopes Obrador, Colombia con Gustavo Petro y Honduras con Xiomara Castro. América Latina presenta así el único conjunto de gobiernos antineoliberales en el mundo.

Yo participo de un grupo de investigación que tenía el nombre de «El futuro de América Latina». Con los cambios que el campo de los gobiernos antineoliberales ha sufrido, el nombre fue cambiado por «Los futuros de América Latina». Que es el título que merece este artículo.