En su discurso Starmer se negó a calificar la política militar de Israel como crimen de guerra justo el día en que el gobierno de  Netaniaju bombardeó un campo de refugiados en Gaza.