Ucrania seguía buscando este domingo a decenas de desaparecidos bajo los escombros del edificio dañado el sábado en la ciudad de Dnipro, en un bombardeo ruso que causó ya casi treinta muertos. La OTAN anunció que entregará a Ucrania más armas pesadas, en un momento en el que el presidente ruso Vladimir Putin ve una «dinámica positiva» para sus tropas en el frente.

Las operaciones de rescate se extenderán hasta la madrugada del lunes para tratar de localizar a los 44 desaparecidos en el ataque a Dnipro, en el que fallecieron al menos 29 personas, incluida una chica de 15 años, y otras 74 resultaron heridas, según el último parte del gobierno local. En total 72 pisos quedaron destruidos y más de 230 resultaron dañados en el bombardeo aéreo masivo lanzado el sábado por Rusia sobre la infraestructura civil y energética en esta región central ucraniana y otras muchas provincias del país.

Rusia afirmó que atacó el sistema de mando y de control militar de ucrania y las instalaciones energéticas relacionadas, pero no mencionó la matanza de civiles en esa ciudad. «Todos los objetos asignados fueron golpeados. El objetivo ha sido alcanzado», señaló el vocero del ministerio de Defensa, Ígor Konashenkov.

Misiles que burlan la defensa antiaérea

Ucrania logró el fin de semana derribar más de veinte misiles de los cerca de 40 lanzados por Rusia, pero no así el temido misil Kh-22 que impactó en el bloque de viviendas en Dnipro. El comandante de la Fuerza Aérea de Ucrania, Mykola Oleshchuk, remarcó que éste y otros cuatro misiles Kh-22 fueron detectados por los radares, pero «las Fuerzas Armadas de Ucrania no tienen armas capaces de derribar ese tipo de misil».

Desde el inicio de la agresión militar rusa, más de 210 misiles Kh-22 fueron lanzados sobre Ucrania y «ninguno fue derribado por la defensa antiaérea», dijo Oleshchuk. «Solo los sistemas de misiles antiaéreos que en el futuro pueden ser proporcionados a Ucrania por socios occidentales (como los Patriot PAC-3 o SAMP-T), son capaces de interceptarlos», enfatizó el militar.

Además el vocero de la Fuerza Aérea ucraniana, Yuri Ignat, explicó que Rusia utilizó en el bombardeo masivo por primera vez misiles antiaéreos S-300 y S-400 contra la capital. Al volar éstos con una gran velocidad (más de tres mil y cuatro mil kilómetros por hora para alcanzar su objetivo en uno o dos minutos), Ignat sostuvo que las sirenas antiaéreas no tienen tiempo de activarse.

Ucrania pide y la OTAN provee

Frente a este escenario el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, pidió más armas a Occidente, aquellas «que están en los almacenes de nuestros socios y que nuestros soldados están esperando». Hasta ahora Ucrania ha recibido artillería avanzada y otro armamento moderno de la OTAN por miles de millones de dólares. Pero Kiev insiste en que necesita más sistemas antiaéreos occidentales y sobre todo tanques pesados. 

El debate en torno al suministro de tanques pesados se va abriendo camino y Occidente se ha mostrado más abierta en los últimos días a considerar esta opción. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, juzgó este domingo que Putin «sobrestimó la fortaleza de sus propias fuerzas» y aseguró: «Estamos en una fase decisiva de la guerra, entonces es importante que entreguemos a Ucrania las armas que necesita«.

En declaraciones al diario alemán Handelsblatt, Stoltenber  dijo que «las recientes promesas de equipos de armas pesadas son importantes, y espero más en un futuro próximo», y agregó que tiene previsto reunirse el 20 de enero con el Grupo de Contacto para la Defensa de Ucrania, que coordina el suministro de armas a Kiev, en la base aérea de Ramstein, en Alemania.

El Reino Unido prometió el sábado suministrar en las próximas semanas 14 tanques Challenger 2 a Ucrania, lo que lo convierte en el primer país en enviar este tipo de material pesado. El presidente Zelenski agradeció la decisión de Londres, que «no sólo nos fortalecerá en el campo de batalla, sino que también envía la señal correcta a otros socios».

Putin habla de una «dinámica positiva»

En un momento en que su Ejército parece tener dificultades antes las fuerzas ucranianas, el presidente Vladimir Putin aseguró que «todo se desarrolla según los planes», en una entrevista con la televisión pública rusa. «La dinámica es positiva y todo se desarrolla según los planes del ministerio de Defensa y del Estado Mayor. Espero que nuestros combatientes nos den más alegrías con sus resultados militares», declaró Putin.

Abordado en la pista de un aeropuerto junto al avión presidencial, el mandatario respondió de esa forma a la consulta de un periodista del canal Rossia-1 sobre «las noticias de Soledar», que el Ejército ruso dijo el viernes haber conquistado. La toma de esta modesta localidad fue presentada en Moscú como una victoria después de meses de reveses en Ucrania, en particular la retirada de la región de Jarkov y de la ciudad de Jersón ante las contraofensivas ucranianas.

Según el Ejército ruso la conquista de Soledar, donde se encuentran unas enormes galerías que permitirían guardar material militar e infiltrarse detrás de las líneas enemigas, es una etapa importante para rodear a la vecina ciudad de Bajmut, que Moscú lleva meses intentando tomar. 

El sábado, las autoridades ucranianas desmintieron de nuevo el anuncio de Moscú y afirmaron tener bajo control la ciudad de Soledar, que tenía diez mil habitantes antes de la ofensiva rusa y ahora está destruida. A propósito de la conquista de esta ciudad, tanto el Ejército ruso como el grupo paramilitar Wagner reivindican las operaciones.