Varios drones alcanzaron edificios de Moscú 

Moscú recibió este martes una oleada de ataques con drones por parte de Ucrania. Si bien solo causó daños menores en varios edificios y dos heridos leves según las autoridades, Rusia advirtió a Kiev de una represalia más dura por esta incursión.

«Me preocupan los intentos de provocar una reacción de respuesta de Rusia. Se ve que eso es lo que buscan (los ucranianos): provocarnos a acciones simétricas. Veremos lo que haremos», expresó el presidente ruso, Vladimir Putin, a la televisión pública. A su juicio, se trató de una represalia por los bombardeos rusos contra objetivos militares en Ucrania y aseguró que «hace dos o tres días» Moscú atacó el Estado Mayor de la inteligencia militar ucraniana. 

https://content.jwplatform.com/previews/6ryuuEqp-buQgiLVC

«En respuesta, el régimen de Kiev eligió otra vía, la de intentar intimidar a Rusia, amedrentar a los ciudadanos rusos y atacar edificios de viviendas. Esto es, por supuesto, un claro signo de actividad terrorista», añadió el mandatario ruso.

Este ataque «fue planeado y llevado a cabo» por «el régimen
neonazi de Kiev, para el que el uso de métodos de terror se convirtió en
una práctica siniestra», señaló el Ministerio ruso de Exteriores en un comunicado e indicó que las defensas antiaéreas rusas derribaron los ocho drones de ala fija que fueron lanzados contra la capital, cinco por impacto directo y tres mediante lucha radio-electrónica. Sin embargo, a primera hora de la mañana el conocido canal de Telegram Baza cifró en unos 25 los drones que participaron en el ataque.

Las autoridades de Rusia informaron también que más de 16.000 militares ucranianos murieron en combates registrados a lo largo del mes de mayo, un periodo en el que las fuerzas rusas lograron destruir unos 400 carros de combate y 16 aviones de la Fuerza Aérea de Ucrania.

La palabra de Ucrania

Las versiones de Ucrania sobre el ataque con drones no se hicieron esperar. El asesor de la Oficina de la Presidencia ucraniana, Mijailo Podolyak, afirmó en una entrevista a un canal opositor ruso: «Observamos los ataques con mucho gusto y pronosticamos que irán en aumento, pero desde luego no tenemos relación directa con ellos».

El portavoz de la Fuerza Aérea ucraniana, Yuriy Ignat, explicó en una intervención en la televisión ucraniana que todo fue consecuencia de los “problemas internos” de Rusia y podría haber sido perpetrado por grupos de oposición rusos que buscan derrocar a Putin. “Espero que Rusia se levante contra la tiranía”, remarcó Ignat, siguiendo la línea de otros portavoces de Kiev que se felicitaron por la incursión la semana pasada en la región rusa fronteriza con Ucrania de Bélgorod y que animaron a los ciudadanos de la Federación Rusa contrarios al presidente ruso a rebelarse.

Estados Unidos también dio su postura. «En general, no apoyamos los ataques dentro de Rusia, centramos en proporcionar a Ucrania el equipo y la capacitación que necesita para recuperar su propio territorio soberano», indicó un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos. Y agregó: «Rusia comenzó esta guerra no provocada contra Ucrania, podría terminarla en cualquier momento retirando sus fuerzas del país en lugar de lanzar ataques brutales contra las ciudades y la gente todos los días».

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Reino Unido, James Cleverly, aseguró que Ucrania tiene el «derecho legítimo» de protegerse «más allá de sus fronteras» en el marco de la guerra, iniciada por Rusia a finales de febrero de 2022, aunque no especuló sobre la autoría de los mismos. Según él, estos hipotéticos ataques ucranianos más allá de su territorio nacional irían encaminados a «socavar la capacidad de Rusia de proyectar la fuerza en la propia Ucrania».

Mismos ataques

Rusia también atacó el territorio ucraniano con drones, de fabricación iraní, en los últimos días. Este domingo de madrugada se dio el mayor ataque con estos artefactos contra la capital desde que comenzó la guerra, y horas después de que las fuerzas rusas dispararan la pasada noche la tercera oleada de aparatos kamikaze no tripulados en menos de 24 horas, en el que murió una mujer y otras once personas resultaron heridas.

Según el portavoz de la Fuerza Aérea ucraniana tienen el doble objetivo de intimidar a los ucranianos y agotar la munición de las defensas antiaéreas. “El enemigo quiere quebrar a nuestra nación desde el interior, mostrar que la capital está ardiendo y sembrar el pánico”, enfatizó.

Lista de captura

Mientras tanto, el Ministerio del Interior de Rusia declaró hoy en búsqueda y captura al jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valery Zaluzhny, al que la prensa oficial rusa había dado por muerto la pasada semana. También fue incluido en la lista Oleksandr Syrsky, comandante de las fuerzas terrestres; y Serhiy Náyev, jefe de las Fuerzas Conjuntas ucranianas. 

Los tres ucranianos fueron acusados en mayo por el Comité de Instrucción de Rusia de ordenar disparar contra la población civil e infraestructuras civiles del Donbás, en virtud del artículo 356 del código penal. 

El jueves Zaluzhny, de 49 años, apareció en un vídeo publicado por el ejército de su país para desmentir los rumores procedentes de Moscú, que tacharon de intento de desmoralizar a las tropas ucranianas. «¡Malas noticias para los propagandistas rusos! Valery Fedorovych está bien y continúa planeando la liberación de los territorios ucranianos de los invasores rusos», decía un oficial del ejército ucraniano al respecto.