Brasil: andate Bolsonaro

A los que les gustó, se arrepintieron, ya no les gusta. A los que nunca les gustó, no pueden esperar ni un minuto más.

Váyase!. Nadie te aguanta. Todos quieren verte a tus espaldas, yéndote para siempre.

Solos dejas desgracias. Tu tiempo fue el peor momento para todos en Brasil. No te extrañará a nadie.

Solo queremos olvidar, solo recordar para comparar, cómo habrá cambiado Brasil para mejor, para mucho mejor.

Nadie lo conocía, vino de la oscuridad y dejó todo a oscuras. Sin luz, con odio y miseria.

Será difícil explicar a los hijos y nietos cómo llegó hasta la presidencia. Cómo fueron estos cuatro años que nos parecieron una eternidad.

Cuando era inevitable, por un truco diabólico, llegó allí, no queríamos ni verlo. Íbamos al cine, veíamos una película tras otra, como si esperábamos que al salir todo había sido una pesadilla, una desgracia que no era verdad.

Y cada día era un siglo, era un tormento, parecía que nunca terminaría. Fueron los peores días de nuestras vidas. Los más olvidables o, quizás, inolvidables.

Ahora vete para siempre. Nadie más te apoya.

El Futuro

Brasil ahora se está convirtiendo en otro país. Ya nos hemos quitado toneladas de encima. Salimos de la cama para vivir la vida, volando, cantando, felices, llenos de esperanza.

Hasta él dice que está cansado. Cansado de no hacer nada. Ochenta y un minutos por semana de supuesto trabajo.

De hecho, entró en la cuenta regresiva para rendir cuentas de algunas o todas las fechorías que ha cometido. Cada mañana sabe que es una mañana menos con amparos legales, con libertad, con desayuno en la cama.

Es tiempo de irte. Ha llegado el momento de dejarnos en paz. Para que tengamos nuestro tiempo de libertad, justicia, alegría, esperanza.

Ha llegado el momento de Lula. Ha llegado el momento en que Brasil volverá a ser un buen país para vivir. Ha llegado el momento de volver a sentirnos orgullosos de ser brasileños. De no avergonzarnos de ser un país identificado con tu figura.

Valoramos ser brasileños como nunca antes, valoramos tener derecho a reconstruir el país como nuestro país, un país de todos.

Ya no nos toparemos con familias enteras viviendo en la calle, abandonadas. Lula siempre dijo que gobernar es cuidar a la gente. Para estas miles de personas, durante tu gobierno, no había nadie que las cuide.

Todos tendrán un gobierno, todos serán atendidos, ya nadie será abandonado, que es lo peor que existe y que fue el sello de tus tiempos nefastos.

Brasil volverá a ser un hermoso país para vivir y convivir. Donde todos tendrán acceso a todo lo que quieran y necesiten.

Para que eso suceda, vete para siempre. Ve a vivir tus cosas, lo que te mereces y lo que tendrás que afrontar.

Recuperamos el derecho a tener un futuro, a tener un presente y a redimir el buen pasado que tuvimos. Dignidad, solidaridad, alegría.

Vuelve Lula

¡Vuelve, Lula! Te queremos, te necesitamos, te añoramos. Queremos un tiempo de democracia, libertad, derechos, un gobierno que cuide a todos, sobre todo a los más necesitados.

Un Lula que viene a rescatar la esperanza, que viene a rescatar lo mejor que tenemos y a eliminar de la vida de todos lo peor que vivimos. El día de la victoria de Lula fue uno de los mejores días de nuestras vidas.

¡Váyase, capitán!

¡Vuelve Lula!