Comenzó el nuevo proceso constituyente en Chile

El nuevo proceso constituyente en Chile arrancó este lunes con la instalación del comité de expertos designados por el Parlamento, quienes elaborarán un borrador de nueva Constitución que sirva de base a los consejeros que sean elegidos en las urnas.

Los 24 expertos, de los cuales 12 fueron escogidos por la Cámara de Diputados y 12 por el Senado -incluyendo a figuras veteranas de la política chilena- tomaron posesión de sus cargos en el edificio del antiguo Congreso de Santiago en una ceremonia sobria, que convive con la falta de expectativas y de interés ciudadano por este segundo intento constituyente.

El órgano tiene tres meses para redactar un borrador de carta fundamental y entregárselo al Consejo Constitucional, integrado por 50 consejeros que se elegirán el 7 de mayo próximo en las urnas con un plazo de cinco meses para hacerle modificaciones y elaborar una propuesta final. Ese texto tendrá que ser aprobado por la ciudadanía en un plebiscito con voto obligatorio el 17 de diciembre próximo para su entrada en vigor.

La doctora en Derecho de la Universidad de Chile, Verónica Undurraga -propuesta por el oficialista Partido por la Democracia (PPD)- fue elegida presidenta del comité, mientras que Sebastián Soto, abogado de la Universidad Católica de Chile y designado por el opositor partido Evópoli, asumió como vicepresidente.

Indiferencia en la población

«Sé que muchos no se sienten convocados porque están escépticos de este proceso (…) Los malestares de nuestra sociedad son profundos y se requerirá tiempo para generar confianza», dijo la doctora Undurraga en su primer discurso. El opositor Soto, por su parte, declaró que «el objetivo es preparar un proyecto de Constitución que nos una, ojalá sin etiquetas, que sea una casa común, no partisana, un texto que permanezca y que nos una por mucho tiempo «.

El grupo de expertos -una novedad de este nuevo proceso- genera cierta reticencia en sectores de la sociedad, temerosos de que el Parlamento «tutele» la redacción de la nueva Constitución. Bajo el lema «No al acuerdo constitucional», decenas de personas se congregaron a protestar contra la participación de expertos designados por los partidos políticos.

La anterior constitución fue rechazada en septiembre pasado por el 62,5
% de los votantes
y había sido redactada por una convención de mayoría
progresista e integrada por ciudadanos independientes, sin afiliación a
partidos.