El gobierno de Lula publicó un texto de derecho a réplica contra Bolsonaro

La presidencia brasileña, asumida en enero por Luiz Inácio Lula da Silva, publicó este lunes en sus redes sociales, un texto que fue un derecho a réplica otorgado por un juez a víctimas de la dictadura por un mensaje en el que el ultraderechista Jair Bolsonaro, elogió a un torturador en las redes oficiales de su gobierno. Esto fue determinado por el 8º Juzgado Civil Federal de San Pablo a pedido de los familiares de las víctimas del teniente coronel de la reserva del Ejército Sebastiao Curió, fallecido en agosto de 2022.

«Una reparación histórica necesaria»

La Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia (Secom) difundió en un comunicado el derecho a réplica en todas sus redes sociales, al considerar que, además de cumplir con una determinación judicial, se trata de una «reparación histórica necesaria». También remarcó que el gobierno de Brasil «está totalmente de acuerdo con la decisión judicial que determinó el restablecimiento de la verdad y la dignidad de las víctimas al determinar la publicación del desagravio».

La decisión judicial se produjo en respuesta a una demanda de víctimas de la dictadura (1964-1985) luego de que Bolsonaro publicara en las redes oficiales de la presidencia, en mayo de 2020, un mensaje calificando como «héroe de Brasil» al fallecido teniente coronel Sebastiao Curió, responsable por torturas durante el régimen, pero beneficiado por la amnistía.

El perfil oficial de la Secom en redes sociales durante el gobierno de Bolsonaro, mostraba al entonces presidente sonriendo junto al comandante Curió, bajo el título «El presidente Bolsonaro recibe al teniente coronel que combatió a la guerrilla comunista de Araguaia». La publicación agregaba que «la guerrilla intentó tomar Brasil a través de la lucha armada» y que «la dedicación de este y otros héroes ayudaron a librar al país de uno de los mayores flagelos de la historia de la humanidad: el totalitarismo socialista, responsable de la muerte de aproximadamente 100 millones de personas en todo el mundo».

Según la presidencia brasileña, la publicación ofendió a las víctimas del torturador «Mayor Curió» por lo que era necesario restablecer la verdad y la dignidad de ellas, ante las atrocidades de la dictadura. «Es con satisfacción que hacemos esta reparación histórica», aseguró el gobierno de Lula, quien venció a Bolsonaro en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

La nota difundida ahora agrega que el mensaje del líder ultraderechista y capitán del Ejército, que nunca ocultó su admiración por la dictadura, no sólo desinformó sobre eventos históricos de amplio conocimiento, sino que «trató como honroso el momento más repulsivo de la historia reciente del país». De acuerdo con el comunicado, Curió ordenó la detención, la tortura y la muerte de ciudadanos brasileños que defendían la democracia durante el régimen militar. «No es un héroe. Nada justifica la tortura, la más cobarde de las violencias», agregó la presidencia.

La publicación de la retractación tardó casi tres años, porque el gobierno de Bolsonaro presentó diferentes recursos para aplazar el cumplimiento de la sanción. La retractación publicada reconoce que la dictadura brasileña practicó torturas y homicidios y uno de los responsables de esos delitos fue el «Mayor Curió», que «nunca podrá ser llamado héroe».

El comunicado remarcó que Lula «fue elegido para unir y reconstruir el país», y que entre los distintos logros de su gobierno, está «la reanudación de la Comisión de Amnistía que, después de cuatro años actuando en contra de su propósito original, lo retomó el 30 de marzo, el cual es promover la reparación de las víctimas de las injusticias practicadas por el Estado brasileño». 

Asesino y torturador

El «Mayor Curió» falleció el 17 de agosto de 2022 a los 87 años. Exoficial del Centro de Información del Ejército y exagente del Servicio Nacional de Información, fue uno de los principales responsables de la represión a la guerrilla del Araguaia, un movimiento armado en Brasil contra el gobierno militar, activo entre 1967 y 1974 en la cuenca del río Araguaia.

Curió fue el primer imputado en Brasil por delitos cometidos por agentes del Estado durante la dictadura, y fue responsable de asesinatos, torturas y ocultación de cadáveres en la represión a esa guerrilla, de acuerdo al diario online Brasil de Fato. El Ministerio Público Federal interpuso seis denuncias en su contra, pero ninguna prosperó. Además la Corte IDH condenó al Estado brasileño en 2010, por no investigar las responsabilidades en el caso Araguaia.

Curió reveló al diario Estadão en 2009 que bajo sus órdenes 41 militantes de Araguaia fueron ejecutados cuando ya estaban detenidos, sin que representaran ningún peligro. En la década del 80, el coronel represor fue enviado por el gobierno militar a la región de Sierra Pelada, en el estado de Pará, durante un período de intensa exploración aurífera. Además fue diputado y alcalde de la ciudad que, a modo de homenaje, lleva su nombre: Curionópolis.