El papa Francisco condenó el incremento de ataques contra judíos «en todo el mundo»