Estados Unidos: la Cámara de Representantes dio media sanción al proyecto para suspender el techo de deuda

La Cámara de Representantes de Estados Unidos dio hoy media sanción al proyecto de ley destinado a suspender el límite del endeudamiento del Gobierno, con el objetivo de evitar un default y recortar el gasto público. El proyecto fue aprobado con 314 votos a favor y 117 en contra, según el canal de noticias estadounidense CNN.

La iniciativa ahora debe ser debatida y votada por el Senado y, de ser sancionada, deberá ser promulgada por el presidente Joe Biden para entrar en vigencia antes del lunes próximo, la fecha tope señalada por la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

«La Cámara dio un paso fundamental para evitar un incumplimiento de pago por primera vez y proteger la histórica recuperación económica de nuestro país, ganada con tanto esfuerzo», expresó Biden en su cuenta oficial de Twitter tras la media sanción. «El único camino a seguir es un compromiso bipartidista que pueda ganar el apoyo de ambas partes, este acuerdo cumple con esa prueba», añadió.

Discrepancias

La iniciativa fue resultado de un acuerdo logrado tras varios días de maratónicas negociaciones entre Biden y el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, del opositor Partido Republicano. Sin embargo, los términos del pacto logrado son rechazados por una gran cantidad de legisladores conservadores republicanos y también por un puñado de legisladores progresistas demócratas, lo que generaba dudas respecto de cómo podía salir la votación.

McCarthy tuvo la dura tarea de convencer a la mayoría republicana de adoptar la nueva ley para que no parezca que depende de los representantes demócratas. La pretensión parecía más difícil de lo esperado porque la oposición en el seno del Partido Republicano parece estar superando el número de partidarios del expresidente Donald Trump en la Cámara.

https://content.jwplatform.com/previews/kBuP3XsZ-buQgiLVC

El proyecto de ley suspende el llamado techo de deuda hasta enero de 2025, lo suficiente para atravesar las próximas elecciones presidenciales del año que viene, en las que el actual mandatario busca su reelección. A cambio de lograr esta concesión, BIden aceptó la exigencia republicana de limitar algunos gastos con el fin de mantenerlos estables -excepto el militar- en 2024 y fijar su aumento a un 1% para 2025. También prevé una
reducción de 10.000 millones de dólares en los fondos asignados al fisco para
modernizar e intensificar los controles.