Gustavo Petro denunció que hay fuerzas que quieren «derribar al gobierno»

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, desmintió este jueves una versión publicada en la revista Semana, según la cual una fuente anónima lo señala como dueño de una alta suma de dinero supuestamente robada de la casa de su exjefa de gabinete, Laura Sarabia. Durante una visita de Estado a Alemania, Petro aseguró que su gobierno es atacado porque «quieren derribarlo» y puso como ejemplo lo ocurrido en Perú con el exmandatario Pedro Castillo.

«Estos supuestos testimonios, que tienen un interés difamatorio en contra del presidente de la república, buscan minar la confianza de la ciudadanía en el gobierno nacional, a través de versiones sobre hechos en los que no se aportan ni existen ningún tipo de pruebas«, señaló Petro en un comunicado. De acuerdo a la versión publicada por la revista Semana, el dinero robado en casa de Sarabia, que dio pie a un escándalo en el gobierno, «era de Petro, eran cinco maletas y tres mil millones de pesos (unos 718 mil dólares)».

Laura Sarabia aseguró que jamás recibió, «en ninguna calidad ni por ninguna persona, tal cantidad de dinero» y nunca vio «una cifra ni siquiera cercana». La exjefa de gabinete alegó que están buscando «dañar» su nombre y la «honorabilidad del presidente», mientras que planteó que prefiere «guardar silencio ante las innumerables versiones e informaciones que circulan a diario» y esperar los resultados de las investigaciones.

El origen del escándalo

La revista Semana sacó a la luz el mes pasado el supuesto robo de un maletín con una suma no precisada de dinero de casa de Sarabia, quien era la mano derecha de Petro, así como las presuntas irregularidades cometidas por miembros del gobierno para investigar los hechos, que incluyeron interrogatorios sin orden judicial e interceptaciones telefónicas ilegales a Marelbys Meza, la niñera señalada como responsable del robo.

El pasado dos de junio el escándalo llevó a la renuncia de Sarabia y del embajador en Venezuela, Armando Benedetti, que es quien supuestamente filtró a la prensa lo sucedido. La revista Semana publicó unas grabaciones en las que se escucha a Benedetti amenazando a Sarabia con revelar el financiamiento ilegal de la campaña de Petro por unos 3,5 millones de dólares. La autoridad electoral investiga el origen de esos fondos. 

En otro giro de este escándalo que sacude a la opinión pública colombiana, el viernes pasado apareció muerto, presumiblemente por suicidio, el teniente coronel de la Policía Óscar Dávila, asignado a la seguridad presidencial y relacionado con el interrogatorio y las interceptaciones ilegales a Meza. «Ojalá la investigación judicial busque las causas de su suicidio. Por qué se sintió tan acorralado como para llegar a tan terrible decisión», advirtió Petro al respecto. 

Este miércoles la periodista Vicky Dávila, directora de Semana, publicó la versión que vincula a Petro con el dinero, según dijo, obtenida «de una de las personas que tuvo varias conversaciones confidenciales con el alto oficial, cuya muerte todavía es un misterio». El coronel «Dávila me dijo que Petro mandó a Laura (Sarabia) a guardarle la plata en el apartamento, ese dinero se perdió, entonces necesitaban que apareciera antes de tener que informarle al presidente que se había perdido», señaló el testigo, según la revista colombiana.

«Quieren derribar al gobierno»

Frente a la publicación del semanario, de línea opositora al actual gobierno colombiano, Petro aseguró que a lo largo de su carrera política ha «tenido una amistad con los dueños de la revista Semana«, la familia Gilinski, y remarcó que ellos «son testigos de primer orden de mi honorabilidad». El mandatario de izquierda agregó que «deben ser las autoridades competentes, y no personas anónimas cuyos intereses se desconocen, las que aporten claridad sobre los procesos de investigación que se adelantan». 

En un encuentro con la comunidad colombiana en el Instituto Iberoamericano en Berlín, donde llegó el miércoles para una visita de varios días, Petro advirtió que lo atacan para derribar su gobierno y pone como ejemplo al expresidente de Perú. «Yo hablaba de Pedro Castillo, pero eso ya pasó la frontera. Nos van a seguir atacando más y más para romper la relación entre el pueblo y el gobierno, para derribar al gobierno», expresó.

En su discurso, Petro destacó la importancia de Colombia y la región para poner en marcha fuentes de energía alternativas, uno de los principales temas de su visita. «La selva amazónica es la vida de la humanidad, ¿no tiene importancia América latina? Hoy tenemos una importancia geopolítica que se agranda aún más porque si medimos el potencial de sus aguas, sus soles, sus vientos, resulta que no hay región del mundo que pueda generar energía limpia», planteó el presidente.

En Berlín, Petro asistió este jueves a un almuerzo de trabajo ofrecido por la Asociación Federal de la Industria Alemana (BDI), en la Casa de la Economía Alemana para analizar temas como hidrógeno verde, energías renovables, tecnología e innovación. Por la tarde acudió al Parlamento Alemán (Bundestag), donde se reunió con la presidenta del legislativo, Bärbel Bas, del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD). A modo de cierre de la jornada brindó una conferencia magistral en la Fundación Friedrich-Ebert, la más antigua de las fundaciones políticas alemanas, vinculada a la socialdemocracia. 

El viernes mantendrá un encuentro con el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, en el Palacio de Bellevue, en Berlín, donde recibirá honores militares. Steinmeier le hará entrega además de dos máscaras kogui, de esa comunidad indígena colombiana, que permanecen en Alemania desde 1915 y que actualmente están expuestas en el Museo Etnológico de Berlín. Luego, el jefe de Estado colombiano será recibido por el canciller Olaf Scholz en el Bundeskanzleramt, sede de la Cancillería Federal.