Lula, Biden y Ucrania

Desde Río de Janeiro

No hay nada más grotesco que Estados Unidos quiera ponerse en el lugar de un país latinoamericano. Eso es lo que intentó hacer Biden, cuando propuso que Brasil se pusiera en el lugar de Ucrania.

Cierto es que en su reciente viaje a Estados Unidos, Lula no tocó en ese tema con Biden. Pero el presidente de los Estados Unidos podría haber hecho caso a las palabras del mandatario brasileño.

La guerra y la paz

Lula reiteró que no quiere enviar armas a la guerra de Ucrania, porque él está por la paz, quiere buscar la forma de acabar con la guerra y no prolongarla. Pero Biden no hizo caso a las palabras de Lula. Su argumento es grotesco: si Brasil fuera invadido, ¿cómo reaccionaría? Quería involucrar a Brasil a través de una falsa analogía. De ahí la pregunta retórica de si Brasil podría ponerse en los zapatos de Ucrania.

Lula podría haberle preguntado a Biden si conoce la trayectoria de su país, experto en invasiones a otros países, en su condición de país imperialista por excelencia. Podría preguntar si Estados Unidos podría ponerse en los zapatos de Guatemala, un país invadido repetidamente por tropas estadounidenses. O de México, que tenía partes importantes de su territorio apropiadas por los EE.UU. O de Colombia, a la que EE.UU. se apropió parte de su territorio para formar Panamá, construir el Canal y usarlo como punto de cruce de un océano a otro. O de Brasil y Chile, entre muchos otros, que sufrieron golpes de Estado tramados por EE.UU., que pasó a apoyar a las dictaduras militares instaladas por estos golpes.

Los zapatos estadounidenses no se ajustan a los pies de ningún país latinoamericano. Porque ellos son dominadores y nosotros somos países dominados por ellos. Solo y solo eso.

Los zapatos son muy diferentes, el tamaño de los pies también. Algunos usan zapatos, otros usan botas militares. Algunos usan zapatos para caminar, otros usan botas para ocupar.

Objetivos diferentes

Lula podría invitar a Biden a participar en los Grupos de Paz, que no busca enviar más armas a la guerra, sino encontrar términos que puedan poner en la mesa de negociación a Rusia, Ucrania y EE.UU. (que participa activamente en la guerra a través de la acción de la OTAN y el suministro de armas modernas a Ucrania).

Resulta que los objetivos de EE.UU. son muy diferentes a los de Brasil y los demás países que proponen organizar el Grupo de la Paz (como China, India, Rusia, Irán). Estados Unidos quiere usar la guerra para tratar de derrotar a Rusia y, en sus sueños, derrocar a Putin. Brasil y el Grupo de la Paz luchan por la paz. EE.UU. y sus aliados europeos intensifican la guerra, cada vez con más armas.

Esa es la diferencia entre EE.UU. y América Latina, entre los países que arrojan más armas en Ucrania y los que buscan la paz. Los que prefieren intentar derrotar a Rusia y los que luchan por la paz. Por eso EE.UU. es un país imperialista, que tiende a invadir a otros. Lo que hace a los más aventajados en la guerra es la industria bélica norteamericana.

De ahí que la invitación de Biden suene como un llamamiento cínico, de quienes intentan desviar los verdaderos términos de este conflicto y ocultar el carácter de potencia imperialista estadounidense. Por eso Lula no escuchó el llamado de Biden. Sus palabras en EE.UU. todavía suenan como las de un verdadero estadista, junto al pequeño tamaño de la cabeza de la mayor potencia bélica del mundo.