Lula salva a Brasil (otra vez)

Desde Río de Janeiro

Desde que Lula ganó las elecciones por primera vez, en 2002, y pudo poner en práctica su programa para Brasil, el país ha avanzado y mejorado. Hasta el punto de que fue reelegido. Y cuando pudo volver a postularse para presidente, Lula siempre triunfó.

No pudo ser candidato porque fue encarcelado -sin pruebas- en 2018. Triunfó nuevamente en 2022. Por un estrecho margen, por las brutales anomalías ante las que el Poder Judicial hizo la vista gorda.

Como recordó Lula en una entrevista reciente, nunca se había invertido tanto dinero en la campaña electoral. Nunca antes había circulado con tanta impunidad tanta noticia falsa en una campaña electoral.

Es por eso que Lula ganó por un estrecho margen.

Lula triunfó en 2002, en 2006, en 2022, cuando pudo postularse para presidente. Rescató a Brasil en 2003. Continuó poniendo en práctica su programa antineoliberal. Fue por la recuperación del papel activo del Estado y por la prioridad otorgada a las políticas sociales. Para el desarrollo de las políticas de integración latinoamericana.

Son estas políticas extremadamente exitosas las que llevaron al PT a ser expulsado del gobierno solo por medidas que ahora se reconocen plenamente como un golpe contra la presidencia de Dilma. Fue sólo a través de un golpe blando que el PT vio interrumpidos sus exitosos y triunfantes gobiernos cuando hubo elecciones sin restricciones.

Significaba que los programas de gobierno del PT demostraron que son las mejores propuestas para Brasil. Las que ahora se llaman “viejas ideas de Lula”.

Cuando se dio el golpe que sacó al PT, de manera antidemocrática, del gobierno, en Brasil sólo hubo reveses. Prevalecieron nuevamente las políticas neoliberales de libre comercio; la no intervención del Estado; la alianza privilegiada con Estados Unidos; el irrespeto a la democracia; los ataques a los medios de comunicación y el pleno retorno del neoliberalismo.

Ese gobierno sólo se mantuvo impidiendo que Lula volviera a presentarse. Cuando esto sucedió, a pesar de todas las anomalías de la campaña, Lula triunfó porque propuso la reanudación de su victorioso programa de gobierno.

¿Qué son estas “viejas ideas de Lula”, como los medios tratan de desacreditar? Fueron las ideas fundamentales las que rescataron a Brasil, después de la larga recesión que dejó el gobierno de la Fernando Henrique Cardoso, el legado para el gobierno de Lula. Fueron las “viejas ideas” neoliberales del gobierno del PSDB, las que produjeron el aumento de las desigualdades sociales y regionales y la recesión más larga que el país había tenido hasta entonces.

Nada viejo es bueno o malo. Es necesario analizar la naturaleza de estas ideas. El neoliberalismo provocó un aumento de la pobreza y la miseria, las desigualdades. El antineoliberalismo llevó a Brasil y a la mayoría de los países latinoamericanos a reducir el hambre y las desigualdades, teniendo gobiernos antineoliberales.

Los medios viven de clichés, para no tener que explicar la realidad. El neoliberalismo es una expresión más acabada del capitalismo. Es la concepción del mundo en la que todo debe ser mercancía, en la que debe prevalecer en el mundo la concepción según la cual todo tiene un precio, todo se vende, todo se compra.

Lo antiguo, para la derecha, es la democracia, la vigencia de los derechos para todos, la soberanía nacional. Lo viejo es la construcción de un Brasil para todos. Lo viejo es Lula, viniendo de donde vino, siendo el presidente más importante que ha tenido Brasil.

Lo viejo es la Bolsa Familia, Mi casa, mi vida, el pleno empleo, la luz para todos, el acceso de todos a la educación gratuita, a la universidad pública para todos.

Lo “nuevo” es el liberalismo actualizado, el neoliberalismo, que representa la apropiación de la riqueza por el capital financiero, por la especulación financiera, por la banca privada. Es el incremento de las desigualdades sociales y regionales, es el mundo de las exclusiones sociales.