La excusa de Boris Johnson sobre el «partygate»

El exprimer ministro británico Boris Johnson aseguró este miércoles frente al comité que investiga el partygate, las fiestas en la residencia oficial de Downing Street durante la pandemia, que no le mintió al Parlamento cuando dijo que se no habían infringido las medidas contra el coronavirus durante esos eventos. 

«No mentí al Parlamento», declaró Johnson tras jurar sobre una Biblia ante el Comité de Privilegios de la Cámara de los Comunes, que busca esclarecer si el político conservador engañó deliberadamente a los legisladores sobre las fiestas durante la pandemia.

Harriet Harman, presidenta de la comisión que lleva adelante el proceso, explicó al comenzar la sesión de este miércoles que el objetivo es decidir si Johnson engañó o no a la Cámara de los Comunes, si cometió desacato y si fue intencionado o imprudente. 

En ese sentido, señaló que engañar a la Cámara Baja puede parecer un problema técnico, pero “es un asunto de gran importancia”, ya que si los ministros no dicen la verdad, entonces los diputados no pueden hacer correctamente su trabajo y la democracia se ve perjudicada. 

Pese a la dura introducción de la dirigente laborista, Johnson fue recibido con aplausos cuando llegó al Parlamento británico para comparecer ante el comité parlamentario.

“El interrogatorio busca descubrir si le mentí o no al Parlamento, si engañé voluntariamente a mis colegas y al país sobre lo que sabía y creía sobre esas reuniones cuando dije que se habían seguido las reglas y las pautas en el número 10 (de Downing Street)» y “estoy aquí para decirles sinceramente que no mentí«, afirmó Johnson, al argumentar que sus asesores le habían asegurado que no se había infringido ninguna norma.

«Cuando se hicieron esas declaraciones, se hicieron de buena fe y sobre la base de lo que honestamente sabía y creía en ese momento«, aclaró, al tiempo que acusó a la comisión que lo investiga de no haber hecho públicas las pruebas que, a su juicio, le exonerarían de los cargos que se le imputan, lo que consideró «manifiestamente injusto».

El exlíder tory ofreció sus disculpas por las reuniones que tuvieron lugar en la residencia del Gobierno británico y dijo que asumía toda la responsabilidad. También declaró que la sugerencia de que «fue obvio para él» que las reglas estaban siendo violadas en los eventos era «asombrosamente inverosímil».

En ese marco, recordó que había en dichos encuentros un «fotógrafo oficial» y que habría sido «ridículo» hacerlo si pensase que eran ilegales. A su vez, indicó que si para él hubiese sido «obvio» que se rompían reglas anticovid, también lo habría sido para otros altos cargos presentes, incluido el actual primer ministro, Rishi Sunak, entonces ministro de Finanzas.

«Estuvo mal, lo lamento profundamente, entiendo el enojo público. Pido disculpas por lo que sucedió. Asumo toda la responsabilidad, pero de corazón le digo que no le mentí a la Cámara», insistió el ex primer ministro. «Si alguien piensa que estaba de fiesta durante el confinamiento, está completamente equivocado. Eso no es una fiesta. Lo que estaba haciendo era agradecer al personal o a una persona en particular por su aporte, y creo que ese fue mi trabajo», concluyó.

Johnson dejó el poder el pasado 6 de septiembre a raíz del escándalo que produjo el «partygate». La comparecencia de este miércoles resulta relevante para su futuro político porque en caso de que el Comité establezca que Johnson mintió a sabiendas, los diputados pueden recomendar que sea suspendido de la Cámara Baja, de la que forma parte como parlamentario.